top of page
Buscar
  • anayogaiyengar

Nadie escapa a las nuevas tecnologías... si no quiere.

El futuro del Yoga en relación con las nuevas tecnologías… temazo, que abre un campo amplísimo de numerosas preguntas al respecto de qué papel estamos dando a las tecnologías más recientes en nuestra vida y si somos conscientes de ello.

 

No voy a entrar en valorar si en la vida en general, tecnologías sí o tecnologías no, me parece que como en casi todo en la vida no hay ni blanco ni negro, ni siquiera una gama de grises sino que el espectro de colores entre blanco y negro es, diría que infinito. Todo depende del uso que se le de a la tecnología verdad? Esto sería la respuesta más general. Pero sin duda el avance tecnológico modifica nuestra vida día a día en muchos aspectos en los que ya no tenemos facultades para elegir si usarla o no. Está y hay que aceptarlo.

 

Pero todavía quedan algunos espacios personales en los que podemos tomar consciencia y ser plenamente dueños de la elección de si usar aparatos tecnológicos o no. Entre ellos, el Yoga. Aquí mi percepción de la moderación del uso de la tecnología cambia y sí me inclino claramente a la negación de su utilización.  

 

Yoga, como otras veces he comentado, es un sistema muy complejo de muchas áreas de conocimiento pero que apuntan unidas hacia el AUTOCONOCIMIENTO. AUTO-CONOCIMIENTO para conseguir un objetivo. (Obviemos hoy el objetivo). El camino hacia ese autoconocimiento conlleva tiempo, esfuerzo, energía, dedicación y VOLUNTAD  de estar presente y despierto momento a momento para DARNOS CUENTA de lo que pasa en una primera fase en nuestro cuerpo y más adelante (si el camino se va recorriendo y no queda estancado) en algo mucho más profundo.

 

A veces en los cursos hago alusión a que el Yoga nos convierte en ADULTOS. En responsables de nosotros mismos y de nuestra relación con el entorno de una manera consciente. Tú te ocupas de ti y de lo que haces con y hacia lo demás. Tú. Tú tomas las riendas. Si te interesa el camino espiritual, no te queda otra. Tarde o temprano, tú tienes que ser el responsable si no, no hay crecimiento. Y para ello ha de existir una introspección, tienes que mirar hacia dentro.  

 

Los sistemas tecnológicos puestos al alcance del mundo yóguico, lo que va a venir, ya sea una esterilla inteligente que te marca los datos de un alineamiento “ideal”, unas gafas virtuales que te faciliten un espacio de nuevo “ideal” para la concentración, una ropa inteligente que te vaya marcando un ajuste… no hace otra cosa que sacarte hacia afuera. Delegas tu responsabilidad de "DARTE CUENTA DE" en un aparato que te va marcando el "cómo" de una manera aséptica, como si una máquina fueras. Sin tener en cuenta que cada día, cada momento del día será distinto para la meditación o práctica de Asana porque tú eres distinto cada día, cada momento del día. Pero para saberlo tienes que DARTE CUENTA de ello.

 

Podemos creer que facilita la vida, en este caso la práctica, pero yo no lo creo así, es delegar y delegar nuestra responsabilidad. Es una infantilización continua.

 

Y si, como siempre digo, esto lo sacas fuera de tu esterilla… De verdad, necesitas un reloj que te diga que has dormido bien o mal?, de verdad es necesario saber tus pulsaciones en todos los momentos del día, saber el número de pasos, saber si estás estresado?… no eres capaz de saber tú, si estás cansado y ayer te sobró el último capítulo de la serie?, no eres capaz de saber tú, si se te acelera el corazón porque estás dando más de lo que puedes o porque has visto a quien te hace ilusión ver?, no eres capaz tú, de saber si no andas ni te mueves, si los pasos que das son del sofá a la nevera o de si los paseos son suficientes porque notas cansancio?, no eres capaz tú, de darte cuenta de que el estrés se está apoderando de ti?, de verdad, no puedes DARTE CUENTA tú?

 

A mí todo esto me suena a que no nos gusta ser adultos. Intentamos delegar responsabilidad vital, antes en nuestros padres, luego en los médicos, en los jefes…y de verdad que creo que se está delegando responsabilidad en los artilugios tecnológicos.

 

Es genial que haya estudios de cómo funciona el cerebro y los efectos bioquímicos que se producen a nivel físico y mental cuando uno medita o practica Asana (bueno genial desde el mundo del aprendizaje y no tan genial porque siempre buscamos la corroboración científica de lo que hace cientos de años está resultando correcto y eficiente) pero de ahí a querer acelerar el proceso y utilizar instrumentos para llegar a esos “resultados” sin haber pasado por el camino del autoconocimiento, autorregulación, aprendizaje y adaptación, me parece peligroso.

 

Así como uno no entra en ciertas posturas sin haber transitado por una preparación para evitar posibles lesiones, tampoco deberíamos jugar con la rapidez en alcanzar determinados estados mentales gracias a unos electrodos si antes no hemos pasado por la preparación para ello.

 

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar” que decía Machado… porqué tanta prisa en no transitar el camino?… dejemos la tecnología para lo necesario pero no nos perdamos lo importante, no dejemos de conocernos y no nos fiemos de que algo nos diga cómo somos.

 

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page